Rebosadero “Sin Fin”

ArrowArrow
Slider

Las piscinas desbordantes o “sin fin” son piscinas que dan al vacio y se ven como si el agua se estuviera cayendo de la piscina cuando en realidad el agua desborda pero recircula.

Las piscinas desbordantes funcionan por el sistema de desborde, y el nivel de agua en la piscina es el mismo que la parte superior de la terraza, es decir no hay diferencia de niveles entre el perímetro alrededor de la piscina y el agua, justo en este perímetro o en un lado especifico y diseñado se hace un canal o muesca donde va el agua de rebose y se drena, en conjunto la piscina se observa como un gran espejo que yace en el suelo.

El sistema desbordante se identifica porque la basura se retira del espejo de agua sin contaminar el volumen ni llegar al fondo de la piscina. El agua que se desborda, se canaliza hacia el Sistema de Filtrado (canal), una vez allí es filtrado y este nuevamente envía el agua hacia la piscina, iniciando el ciclo nuevamente.

El agua filtrada es inyectada por el piso y produce desbordamiento de la superficie superior.

Para facilitar el funcionamiento, la superficie subyacente tiene una ligera pendiente hacia el interior del canal.

Estos sistemas requieren una especial investigación, ya que son necesarios algunos cálculos hidráulicos, tales como: dimensiones del tanque de reposo, diámetros de tuberías, rejillas para el canal y otras especificaciones.

El borde desbordante presenta dos notables ventajas:

– Estética: confiere a la piscina un efecto “espejo” de gran impacto visual, que parece aumentar las dimensiones

– Funcional: la calidad del agua es claramente superior. De hecho, el 90% de la suciedad presente en la piscina permanece en la capa superficial y por esto es fundamental que esta sea continuamente renovada: no existe mejor sistema que el empujar continuamente esta capa de agua en el canal de desbordamiento.